Más del 50% de los trabajadores chilenos ganan menos de $300.000 líquidos al mes

Esta es la realidad respecto al salario en Chile. DESIGUALDAD BRUTAL.

Creo que la mayoría de los contactos de mi red social real (amigos, compañeros de trabajos y de estudios, incluyéndome) está en el 30% (si no 20%) de los privilegiados del país. Algunos me dirán que somos clase media, pero la verdad es que no. El salario es un muy buen test, no donde se vive, ni con quienes, no el tipo de trabajo. Es un indicador que nos desnuda y puede ser que por eso nos cohibe de compartir. Nos da pudor.

A ustedes apelo, a ustedes los convoco: ¿Qué hacemos por cambiar esta realidad, por hacerla más justa?. Nótese que no pregunto por “mejor”, porque para algunos la respuesta puede ser aumentar la brecha (hay de todo).

No se puede esperar que otros hagan un cambio, que los gobiernos, políticos o grandes empresarios. Porque nadie hará nada si nosotros mismos no estamos dispuestos a perder/ceder comodidad, a perder privilegios, a compartir una parte significativa de la torta. Si no estamos dispuestos a dejar de vivir con la tranquilidad y seguridad que vivimos nuestras vidas, sin grandes temores y disfrutando lo que creemos justo. Es un a realidad que la mayoría del país no vive. Si la desconfianza en los otros nos gana el corazón, si no arriesgamos “lo nuestro”/nosotros NO HABRÁ CAMBIO.

Las reformas pueden ser efectivas, pero lentas y requieren de un cambio que sigue pasando por las personas. De lo contrario se buscarán mas resquicios para seguir perpetuando la desigualdad.

No se trata, como algunos amigos dicen, de luchar para que los “otros” suban a nuestro nivel de privilegio y no estar dispuesto a perder algo. Simplemente porque los recursos son limitados (la torta) y porque no tenemos la urgencia de los que viven día a día esta desigualdad.

Yo confío en la creatividad de las personas que veo reinventarse todos los días, buscando mil formas para mantener a sus familias, cuando todo un sistema de privilegios los relegan a la esquina de la existencia económica-social. Si los que tenemos mas estudios (¿educación?), recursos materiales e inmateriales y contactos no somos capaces de encontrar soluciones, ¿puede ser que seamos parte del problema? Sería bueno entonces arriesgar y dar el salto a la otra vereda y aprender lo que de verdad vale, de los que no esperan ese momento de inspiración, sino que dan la pelea y dan respuesta todos los días. De los que merecen los recursos que una elite a robado y acumulado.

Puede ser que algunos acepten el desafío y se produzca un cambio real en la desigualdad que hoy acampa en Chile. Puede ser que ese día veamos estos estudios de la fundación SOL (link al final del post) como parte de la historia, como una época oscura y muy distante de nuestro país.

Estas palabras me surgieron a leer el artículo del mostrador. No tengo soluciones, sólo invitaciones y provocaciones.

http://www.elmostrador.cl/pais/2015/01/27/mas-de-la-mitad-de-los-trabajadores-chilenos-gana-menos-de-300-mil-pesos-liquidos-al-mes/

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s